Comentarios

  • ¿Qué puedo ofrecer yo para lograr una cultura de paz?
    Excelente experiencia Haydee, es una práctica muy interesante que puede replicarse y permitirnos obtener informaciones oportunas para poder ir dando pequeños pasos en este proceso de formación en una cultura de paz.
  • ¿Cuáles acciones nos permiten la construcción de una cultura de paz?
    Totalmente de acuerdo Haydee, para construir paz en definitiva hay que cambiar el accionar de manera integrar de la sociedad y cada uno sus actores, obviamente, considerando la familia como un eje indispensable para que se de el cambio.
  • ¿Qué puedo ofrecer yo para lograr una cultura de paz?
    Comenzaría con casas simples:
    • Formar a mis hijos con lo que es vivir en una cultura de paz.
    • Promover en las escuelas la formación para la paz.
    • Tratar de vivir de manera armoniosa con los otros.
    • Compartir experiencias de comunidades que han logrado trascender por medio de una cultura de paz.
  • ¿Cuáles acciones nos permiten la construcción de una cultura de paz?
    Yo soy de la firme convicción que cualquier cambio que se pretendan lograr debe salir directamente del seno de la familia, porque en la familia se fomenta los valores que son los que sirven como base a nuestras relaciones interpersonales. Son nuestros padres los primeros en fomentar en nosotros las normas de una convivencia de paz, cuando muestran conductas entre ellos de respeto, además, de que promueven en el trato con los hermanos el respeto a de las diferencias que tenemos, con esto logrado, es fácil salir a la calle, a la escuela, al trabajo y convivir de forma armoniosa con los otros.

    En la familia nos enseñan el valor del ser sobre el tener, que lamentablemente es una de las principales causas de problemas a nivel social y que lleva a situaciones de incertidumbre, porque hay en nosotros una necesidad de poseer, la cual va en aumento dependiendo de la posición que ostentemos, por esa razón crea un conflicto el niño que quiere el juguete del otro, el joven que desea tener el teléfono que tiene el otro, el adulto que desea el carro, el puesto, la casa que tiene otro, el funcionario que desea más que lo que su puesto puede darle, el presidente que entiende que debe someter otros estados para tener más poder y ser más relevante ante otras naciones, al final todo esto lleva a la perdida de la paz, pero a fin de cuentas tiene que ver con algo que todos poseemos que es la necesidad de tener, la cual puede ser moldeada y controlada si tenemos una formación familiar adecuada.

    Quizás lo que digo puede parecer un sueño, algo disparatado ante tantos problemas que interfieren con la paz y que tienen un arraigo histórico, políticos, económico y hasta psicológico muy marcado, pero mi punto es que, para construir paz, hay que cambiar mentalidades y no hay mejor soporte que la familia, porque todos somos parte de una, quizás con esto no logremos un cambio total, pero se puede ir haciendo pequeños cambios, como dicen Roma no se hizo en un día.

    “Cuando el poder del amor sea más grande que el amor al poder, el mundo conocerá la paz”. Jimi Hendrix.